domingo, 21 de agosto de 2011

amar amando al amante amado.

- ¿Por qué has dejado de hablar?
- Estoy llorando.
- ¿Por qué?
- Te echo mucho de menos.
- Guapo.
 - Te quiero, y nadie te puede querer así.
- ¿Sabes qué? ¡Te quiero de aquí a la Luna y volver!
- Yo hasta Marte en bicicleta.
- ¿Hasta el infinito?
- Y más allá...






4 comentarios:

Cintia Fuentes Sánchez dijo...

me encanta; yo es que soy una romántica para estas cosas... :)

Nei dijo...

Dios, ha sido precioso, de verdad :)
Sobre todo las dos últimas :333
Un beso enorme! :)

Dani González Blogger dijo...

Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
Es este:
http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
Un besazo, y te esperoo!

Sergio dijo...

Siempre he sentido debilidad por las cosas infinitas y las cosas finitas.

PD: Ya echaba de menos ver tus comentarios en mis entradas Jajajaja
PD2: Siempre, y digo siempre, las hormigas pueden esconderse, cosa que los elefantes no pueden hacer Jajajaja

Un abrazo.