jueves, 20 de octubre de 2011

di no a la presición del digital

tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic, tac...
asddfdjndfhbdassisjdnjkldoshfbdhdmfujdehnbsnmomerfdisfbndbfryhjnskm
Me pone histérica esa maldita relación entre el tic y el tac en la que uno va siempre seguido del otro, el tic con su tac y viceversa.
Si la pila se acaba desaparecen, como no, juntos.
Por mucho que todos odiemos el dichoso ruidito de las manecillas ellos continúan su permanente marcha, incansables.
¿Quién narices dijo que había que ser como el viento? El viento está solo.
Yo quiero que seas el tic de mi tac, ya sabes, que constituyamos la esencia de un reloj analógico y todo eso de la unión hasta el fin de los tiempos, cuando muramos a manos de un mal madrugador.

1 comentario:

Sergio dijo...

espero que un día me llegue un paquete con un ejemplar de un libro tuyo a casa :)