domingo, 4 de diciembre de 2011

El arte empieza a serlo cuando inunda un corazón...

...y yo solo intento anegar el tuyo.
Porque hoy es el día, he cogido un cuaderno para volver a escribir fórmulas. La fórmula de la densidad, la de tus huesos cuando se calan de frío y la de mis labios cuando susurran un 'Buenas noches'.
La de la sonrisa, que es la más fácil: Aire puro por cosquillas elevados a la octava maravilla. Me gustaría darte la fórmula de la felicidad, pero la tiene Coca-Cola. ¡Que no es lo mismo malvivir que vivir mal!
Que malvivir es tener carencias físicas; materiales y de salud y vivir mal es no saber salir de ellas. Que no sé cómo te quejas cuando lo tienes todo y después te haces el humano fingiendo dolor sobre tópicos.
No te engañes, cada tres segundos muere un niño en África, pero no es un país pobre. Ni son todos negros ni están todos desnutridos. Que no deben darte pena, solo ponte en su lugar y luego quéjate de la capacidad de tu móvil.
En serio, detesto vuestros prejuicios. el que tu compañero sea homosexual no te convierte en un icono sexual. Que, igual que a ti, le gustará una persona con todas sus pequeñas cosas y no el primero que pase. Que rapero y MC no es lo mismo, y no caminamos como patos ni tenemos por qué llevar cadenitas. 
Que el Hip-hop es una cultura (como muchas otras), una forma de vida que se lleva dentro y que no se manifiesta solo en mis baggies. Que lo extranjeros no vienen a robar, inútil. Que buena parte de tus ideas son mitos, como la inteligencia de un CANI. 
¿Que hay sonrisas que levantan pasiones? Yo sé de besos que levantan otras cosas... la moral, no malinterpretemos.
Que tu novi@ no te quiere más si te pone en el 'nick', que las rubias no son tontas ni el cielo azul celeste. 
Venga, hazlo por ti, por tu perro Lucky o por tu pez (sí, ese al que "tienes que bañar" cada vez que te proponen un plan) y replantéate tus ideas.
No me juzgues tampoco, que conocer mi forma de mirar la vida no implica conocerme, que no te digo cómo debes vivir, , intento que dejes de vivir mal aunque vivas malviviendo. Y mientras tanto puedes contar conmigo, contar estrellas, digo. Que llevo en ello tres lustros y no acabo.
¡Ojo!, que como dice la canción 'yo tampoco sé vivir, estoy improvisando'. Solo vivo, bien-vivo y no me permito vivir mal, suena bien, ¿no?
                                    Y desde ahora hasta que me muera tú dame un bolígrafo y regálame una sonrisa, que yo intentaré compartirla contigo y seguir escribiendo, a mi manera.

2 comentarios:

limón dijo...

maravilloso, increible... escribes con el corazón...

Alba Olivares dijo...

Me encanta tu blog, te sigo:) pásate por el mio http://sonrisassaladas.blogspot.com/
Nos leemos;)