domingo, 26 de diciembre de 2010

Sé que llegará.


No voy a esperar, no hay nadie a quien esperar.
No existen los príncipes y claro, no van a llegar;
hay quienes aparentan serlo, pero es solo eso, apariencia.
Yo no soy de las que buscan una cara bonita y un interior gris,
por eso vendrá mi sapo perfecto y él será el elegido.
Total, tampoco yo soy una princesa.
Y con él haré las cosas más triviales y estúpidas de la vida, pasaré horas diciendo tonterías y esbozando sonrisas dulces, jurando eternidad, aunque sepa que nada es cierto. Pese a la certeza de que seremos como el sol y el mar en cada atardecer, que nuestra unión será meramente temporal.
Por eso sabré que es él, porque aún sabiendo de la fragilidad de nuestro mundo le daré mi alma sin importarme el daño que esto pueda causarme.

4 comentarios:

Ana. dijo...

Me encanta, te sigoo !

Alicia~. dijo...

gracias^^

carla dijo...

Me gusta como escribes... está guay tu blog :D

Alicia~. dijo...

nuchas gracias carla :)
Un abrazo corazón (: