miércoles, 7 de septiembre de 2011

Escribe, Alicia, escribe. (segunda y última parte)

En fin, MIEDO.
...
Cinco letras, como amor, pero tan diferente. Diferente no quiere decir desvinculado, también se puede tener miedo a querer. Yo no tengo ese miedo, creo que lo perdí con él hace un año. Miedo; desmotivando madres desde tiempos inmemoriables, porque ellas se pasan la vida intentando que nos abriguemos-no importa si hace o no frío- pero solo él puede hacer que te tapes hasta el cuello en pleno agosto. Verídico, ya sabes. Como la vida misma.
Miedo a la oscuridad si no es en compañía, miedo a empezar y luego miedo a que se acabe. Miedo a  la distancia y el tiempo, y miedo-absurdo- al reencuentro. Miedo a que nos mientan, temiendo también la verdad. Miedo al día de las notas entre los estudiantes de mi instituto.
Miedo al prefijo in-: felicidad, fidelidad, cultura, dolencia, adaptada. ¿Seré una inadaptada por no comprarme unas Vans? Supongo que me resbala. Antisocialita no more. Desfaso.
Miedo a las arañas y a los reptiles, en especial a la cobra. Ahí lo dejo. Se admiten interpretaciones en los comentarios.
Miedo al cambio y al estancamiento, miedo a no ser original y miedo a que nadie lo entienda.
En ocasiones pienso que miedo a la inteligencia es lo que tienen homófobos y racistas.Vuelvo a pensarlo y me doy cuenta de que no son más que unos enfermos.

Miedo a la primera vez de algo, y a la última cuando sabes que va a serlo. Miedo al dolor y a no sentir nada.  Miedo a qué dirán y a pasar inadvertido. Miedo a la soledad pero también al compromiso. Miedo.
Sé que tienes miedo pero ¿en serio crees que tus sábanas van a salvarte? Miedo a vivir sin saber hacerlo y a morir. Miedo al intento y a sus posibles consecuencias.  Miedo a ser tú mismo e impotencia cuando te das cuenta de que no lo has sido en mucho tiempo. Miedo a la libre expresión en todas sus ramas.
Miedo que hoy muchos no pueden sentir porque un buen día pisaron una mina y saltaron por los aires sin saber de que iba la cosa.Y miedo también en los ojos de esa mujer que sobrevive como puede a los golpes de su marido.
Miedo a los aviones y miedo a que un irresponsable pueda segarte la vida en una carretera.
Miedo a decir 'te quiero' y no ser correspondidos. Miedo a odiar y ser odiados. Miedo al entorno y al indigente.
Miedo al miedo, dicen. Y yo respondo que eso es miedo al cuadrado
-y así nos va-.

1 comentario:

Sergio dijo...

Mi mayor miedo es: "miedo a NO ser recordado".