viernes, 22 de julio de 2011

más o menos capicúa.

Hola, me llamo Pedro y de mayor quiero ser la ciruela más sabrosa que se coma un mono. Me da igual que te parezca estúpido, a lo mejor mi semilla germina en él y luego -con perdón- caga ciruelobananas. ¿Y por qué no?
Son las dos menos veinte, menos dieciocho y un, dos, tres... Ni Freddy viene a por ti. Es triste.
A veces mi dentista me habla mientras empasta... Y esto es lo que nos lleva al principio; me preguntó qué quería estudiar y le conté mi fructífera (de fruta) idea. Se atrevió a llamarme incoherente y revisó la dosis de anestesia.
Si no pudiera ser esto -hola de nuevo-, ¡entonces me llamaré Juanito! y me convertiré en flor. De color azul, como un escarabajo fiestero. Todo esto para extinguirme felizmente enredado en el pelo de alguna chica que, con algo de suerte, me guardara y plastificara mi cadáver de flor entregándome deliberadamente a la eternidad.                                                                                                                                                   Por los siglos de los siglos, Néma. Que es amén al revés. Corre que si no lo coges se te escapa.
Me gusta tu pulsera, niño. Me gusta mucho. ¿Qué pone? Es que no sé leer, ¡pero me gusta igual!  Así que brackets eh... No te preocupes, la Doctora Nieves es una profesional... No, yo tampoco entiendo por qué hace eso. Será que le divierte cómo intentamos responder anestesiados, con la subcionadora esa y sus manos dentro de nuestras bocas. No sé, no sé...
...solo es una teoría.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Me ha arrancado una carcajada cuando más lo necesitaba. Gracias Alicia :)

Bubbleblue dijo...

me encanta esta teoría :)

Saúl.M.S. dijo...

molaaa! Me encanta esta entrada. Imprevisible y graciosa.
T dejo mi blog, pasate y sigueme si te gusta.
http://saulms.blogspot.com/